lunes, 3 de diciembre de 2007

COMO UN BARQUITO VARADO ENTRE EL HIELO Y LA NIEVE

Tercer día de acampada.-

Como un barquito varado en la nieve, así esta la tienda de nuestros amigos Jesús y Nano, con ellos dentro. Zarandeada por fuertes vientos, resiste como puede a sus embates. Y como nuestras convicciones sobre el destino de nuestras montañas, así la tienda permanece anclada al hielo resistiendo al “pérfido céfiro”.
Si ayer fue un día duro por el trabajo realizado bajo condiciones adversas, hoy el día ha sido más duro incluso. El fuerte viento, la permanente ventisca, la niebla y el creciente descenso de las temperaturas, han sido las constantes de la jornada.
Como todos los días nos ponemos en contacto con nuestros esforzados y sufridos montañeros. Los encontramos ya metidos en los sacos, cenados y dispuestos a pasar la noche. Nos comentan que la noche anterior ha sido bastante dura, tan apenas han podido dormir por el tremendo viento que han soportado. Las temperaturas siguen bajas, 5 grados bajo cero dentro de la tienda. Tan apenas han salido al exterior en todo el día, la ventisca es muy dura en la cima del Anayet y tan intensa que se sufre hasta dentro de la tienda. Nos dicen que se les esta colando constantemente la nieve y el aire frío por los respiraderos de la tienda. “Parece que nos estemos duchando”, se ríe Jesús, mientras nos dice que llevan 30 horas de ventisca y que están mentalizados para pasar otra noche zarandeados por el viento. Me dicen que lo único que les preocupa es que la tienda aguante, que aunque dentro hace frío, ellos están abrigados y calientes dentro de los sacos.
Esta situación que en principio es dura y a veces difícilmente soportable, tiene gratas recompensas. Me cuentan que anoche, en un momento de calma, pudieron distinguir las luces de Pau, más allá del Pico del Midi D’Ossau. La noche era preciosa, el paisaje impresionante.
Nano, me explica que su contemplación le ha sugerido una frase que le gusta mucho: El viento que no tiene fronteras, corre por donde quiere. Así deberíamos ser todos, dice, libres como el viento, como los montañeros. No da otra frase que ama: Solo el viento sabe lo que hay detrás de las montañas. Estas frases y las conversaciones que mantienen entre ellos, unidas al cariño de toda la gente que esta pendiente de ellos, les da mucha fuerza, ya que según comentan el que vence al viento, como los ríos, la naturaleza o las gentes que defienden aquello en lo que creen, tienen todas las de ganar.
Les dejamos esperando que la noche sea soportable, que descansen y repongan fuerzas. Mañana reciben la visita de dos montañeros amigos de la Plataforma en Defensa de las Montañas que intentaran llegar hasta donde se encuentran para llevarles vituallas y el cariño de todos nosotros.

1 comentario:

roman dijo...

SABIAIS QUE IBA A SER DURO. SABEMOS QUE TENEÍS LA CONVICCIÓN, EL TESÓN Y LA EXPERIENCIA NECESARIAS PARA RESISTIR. COMO ANTEAYER DEC͍A EN LA CUMBRE EL CARPINTERO MAÑO QUE OS VISITÓ“: "vosotros sois los IMPRESCINDIBLES"
ABRACICOS

NANO: EA LAISTER EGOTEN GAREN, BAZEUKEAT GOGOA EGUN BATZUK ELKARREKIN PASATZEKO. HIRE BARATZEAN ATXURKA´ BATZUK EMATIA PLAZERRA IZANGO´EK.

EUTSI!!!